Seleccionar página

El arte de dejar de postergar para conseguir resultados

sin stress ni agobios en 5 minutos

Procrastinar : del latín procrastinare.
 pro, adelante, y crastinus, referente al futuro

(según la wikipedia)

¿ tu afán de perfección te alarga la entrega o finalización de tareas pendientes por hacer?

¿la búsqueda de información de aquello que te interesa te roba literalmente el tiempo de tenerlo hecho?

¿eres de las que llega a comprar cuando casi están para cerrar?

¿ o de las que espera a entregar la documentación hasta el mismo día que termina el plazo?

Hay muchos más ejemplos, pero imagino que ya tienes una idea más o menos clara de si eres de las que “deja para mañana lo que se puede hacer hoy”. Y lo mejor ( o lo peor) es que a todos nos pasa en mayor o  menor medida. Lo que si que es muy positivo es que un hábito y que con entrenamiento se puede modificar.

procrastinar  no es sinónimo de

  • Vagueza
  • Pereza
  • Abandono
  • Desmotivación

Aunque todas pueden derivar en un aumento de tu lista de tareas pendientes (para mañana, para cuando tenga un hueco, cuando me inspire , cuando me haya relajado, blablabla).

los resultados de “DES-procrastinar” son

  • Prosperar
  • Conseguir
  • Avanzar
  • Superar

Efecto Zeignarnik

Alguna vez te ha pasado que tienes que hacer algo, a mi me pasaba con los exámenes tenía todos los conceptos merodeando  por mi cabeza y en cuanto hacia el examen , literalmente se me borraban. Y me ocurría en mi corta experiencia como camarera, con los pedidos que aún no había servido.

Pues bien, esa capacidad de recordar o tendencia de tener en la cabeza aquello que tenemos como pendiente, se llama efecto Zeigarnik cuyo efecto se basa en la motivación de la terminación.

El Método infalible de los 5 minutos

Hay un método que lo he escuchado por dos fuentes diferentes (Elsa Punset y David Kadavy). Elsa propone el método de los 5 minutos mientras que David lo basa en 10 minutos.

Puedes elegir el que más te guste, ambos son igual de efectivos, y pueden ampliarse o incluso reducirse dependiendo de la tarea. Los resultados funcionan SIEMPRE.

El método consiste en que te comprometas en hacer algo sólo por 5 minutos. Es aplicable a aquellas tareas que son mas propicias a procrastinar, bien porque no nos gustan o porque no son urgentes. Una vez vencida la inercia de ponernos en marcha nos aprovechamos de la motivación de terminarlo.

Los resultados pueden ser de dos tipos.

O te das cuentas que por el motivo que sea necesitas ponerte a otra cosa y que no era tu mejor momento , por lo que solo habrás dedicado un tiempo limitado o entras en un nivel de inspiración tal, que consigues terminarla o darle un buen empujón.

Por ejemplo, imagina que te duele la espalda, lo frecuente sería decirte tengo que hacer ejercicio para fortalecer, tengo que estirar un poco, etc.

Si en lugar de malgastar el tiempo pensando en los “tengos que” o “debería “, simplemente haces un par de respiraciones profundas y te inclinas con intención de tocarte los dedos de los pies pero sin presión -si no llegas. Sólo por 2 minutos.

Es más que probable que si notas alivio, te encuentres haciendo alguna postura más- no hay que ser una yogui para conseguir resultados visibles o sensoriales con cierta rápidez.

O si por ejemplo tienes que escribir un email “importante” (no urgente) y no encuentras el momento , ni el estado anímico ideal para hacerlo…

Si haces el reto de los 5 minutos y te das cuenta que no has plasmado lo que querías, sabrás que tu pérdida es limitada.

Sólo 5 minutos y luego, puedes hacer lo que te venga en gana.

Aunque, a menudo, puedes acabar dedicándole 20 o 60 minutos y además tener un sentido de logro considerable, al ver toooodo lo que pudiste hacer.

A la mente le encantan  las situaciones que minimizan el riesgo de hacerse daño o de pérdida y con el método 5 minutos es como si le presentáramos una propuesta de minimización de riesgos.

Total, ¿que puedes perder en 5 minutos?O mejor,

¿ qué puedo ganar por probar 5 minutos ?

si quieres, te invito a compartir en mis comentarios tus logros, o las dificultades que te has encontrado.