Seleccionar página

Te has parado alguna vez a observar  la de cosas que se nos quedan en el tintero por pereza, por olvido, por falta de “foco” o motivación, por cambio de planes… en definitiva, por falta de claridad en nuestro objetivo.

Si eres como el 95% de los mortales, es probable que te suene familiar la típica lista de cosas que te propones (la de después del verano y la de año nuevo, suelen ser de las que no fallan) y que  al poco tiempo se queda en “stand by” ( pausa), para pasar al olvido definitivo bien por la pérdida de interés como por falta de un plan de actuación y compromiso.

Es entonces cuando los “tendría que…” y los “y si….”empiezan a proliferar como si fueran liendres.

Y la plaga no tiene fin…O SI!

Si tú, tomas conciencia.

 

Si eres un explorador/a del mundo espiritual en cualquiera de sus facetas, te sonará familiar

“ el primer paso SIEMPRE es tomar consciencia”.

 …pero… ¿qué significa realmente tomar consciencia?

Tomar consciencia (para mí) es acallar los ruidos, los externos y los internos, para encontrar un estado de quietud  donde el sentimiento de SER y ESTAR se conecten…

Entonces, todo se torna claro, lo ves y lo sientes…

… los caminos y las respuestas se muestran y comprendemos las  “señales” que reafirman el sentimiento de “perfección”

Estoy donde y como tengo que estar.

Todo lo que se deja de hacer por decisión propia (y con consciencia de ello), a mí me encanta.

Mi frase “prefe” es

“ me reservo el derecho , de cambiar mi opinión”

 

 El problema viene, cuando el origen es fruto del abandono, o de la pereza, de la rutina, de la falta de acción o ni siquiera se sabe cuál es.

Cuando pierdes la oportunidad de hacer lo quieres- da igual el motivo- el coste de hacerlo siempre es superior al peor de los fracasos.

Al final de tus días, lamentarás más todo aquello que no hiciste o no te atreviste a hacer

 

No sé, en qué momento te encuentras, yo, reconozco que ya no quiero hacer mas restas, así que

 o me aporta valor o lo selecciono como “spam” y cierro los tímpanos.

 

Si, eres de los míos, recuerda,todo lo que no suma, siempre resta.

Si estás cansado/a de tanta matemática, y te sientes culpable, perezoso/a, perdido/a , desorientado/a , abandonado/a, estúpido/a o simplemente demasiado “ x”  (viejo/a – joven, gordo/a – flaco/a , pobre-rico/a , ocupado/a – libre)

….HA LLEGADO LA HORA DE PONER REMEDIO

 

Ya está bien de justificaciones, de excusas y de “homicidios” al autoestima que van minando  las ganas de “comerse el mundo”, JUST DO IT (solo hazlo)

-no soy muy de marcas, pero este slogan, mola!-

 

Cualquier idea, propósito  o deseo, por estupendo que sea, es insignificante si no lo llevas a la práctica.

Por ello, más vale vivir la AVENTURA.

 

Mario Alonso Puig (médico y ponente en temas de liderazgo)  me dio el empujón para acabar con las excusas. Yo tendía a paralizarme a intentar las cosas (a veces), por miedo a no conseguirlas. Y esta frase fue para mi, como la chispa a la paja.

“EL fracaso no existe. O alcanzas tu objetivo o aprendes alguna lección que te es (o será) necesaria”

 

El estado, desde que nos planteamos las metas por alcanzar, influye (y mucho), así que si estás bajo/a anímicamente, te recomiendo primero trabajar en la optimización, para ponerte en el estado adecuado.

Supongamos que arrancamos desde una motivación alta para querer lograr nuestros sueños.

Si no, es como querer empezar una casa sin tener el terreno ni los materiales; o abrir una puerta sin introducir y girar la llave. Imposible, no?

Existen sólo dos preguntas importantes para determinar cómo será tu vida y qué éxitos cosecharás.

 

¿qué  quiero?

(hacer, ver, descubrir, saber, conseguir….)

Y ¿cómo lo hago?

 

Por extraño que pueda parecer, hay mucha gente que bien no se hace las 2 preguntas vitales o no sabe responderlas.

“La vida es corta, exprime el zumo antes de que se pudra la naranja, no la desperdicies”

¿que estás haciendo hoy para conseguir tu meta mañana?