Seleccionar página

Un hábito puede ser  cualquier acción (física , mental o emocional) que se hace de forma rutinaria y llega a realizarse de manera casi inconsciente.

Tiene dos propósitos fundamentales satisfacer una necesidad y aportar una recompensa.

Los hay buenos y malos.

De entre los malos, hay principalmente 2 tipos: los que sabes que tienes y los que no lo sabes.

Para reconocer lo segundo solo tienes que preguntar a alguien que sea honesto y que te conozca en profundidad

¿ a mi me pasa…? ¿ yo hago esto cuando….? ¿de veras crees que yo…?

Su característica principal es el modo piloto, porque podemos hacerlo de manera automática sin tener que dedicarle nuestra atención al completo, guiándonos en su totalidad por nuestro know how (saber hacer) adquirido por la repetición en el tiempo y la interiorización de las habilidades  necesarias para hacerlo( montar en bici, conducir, limpiar cristales, darse una ducha…).

Si alguna vez has intentado adquirir o quitar uno , te habrás dado cuenta de lo difícil que puede llegar a ser.

Las listas de deseos pueden ser interminables y  a menudo repetitivas:

“dejar de fumar, comer 5 frutas al día, levantarme 30 minutos antes y meditar, apuntarme al gym, cenar sano….

Así que lo mejor es no abarcar demasiado y centrarnos “one upon a time” (de uno en uno).

Cambiar un hábito es extremadamente difícil, pero los beneficios de lograrlo nos darán las herramientas para seguir prosperando hacia lo que realmente queremos y nos aportará  la confianza necesaria y determinación, necesarias para lograr todo aquello que nos propongamos.

¿Te atreves a escribir un poco?

Haz una selección de cualquier rutina o práctica que hayas tenido que aprender y desarrollar, da igual que sea algo en vigor o pasado a la historia y la intensidad:

  • 3 hábitos de los que estés orgulloso de haber adquirido
  • 3 hábitos de los que estés orgulloso de haber dejado atrás

 

Pueden ser de todas las intensidades posibles desde a cocinar una lasagna a utilizar un programa informático. La dificultad siempre aportará más beneficio, puesto que a mayor el reto, mayor el crecimiento.

 

Al recordar los buenos hábitos adquiridos

 

¿ cómo te sientes? ¿como te sentías mientras estabas aún habituándote? ¿estabas convencida/a de que lo conseguirías? ¿ superaste tu expectativas?

 

Efectúa preguntas similares para los hábitos negativos que has superado.

 

¿ cómo te sentías cuando te propusiste que querías cambiarlos? ¿ qué dificultades te encontraste? ¿ cómo las superaste? ¿ cómo  es tu vida de ahora sin ellos?

Hay quienes aseguran que necesitamos 21 días para lograr asentar un hábito.

¿Cuál es tu experiencia, alguna vez contabilizaste el tiempo que te llevo la adquisión o deshabituación?

Por supuesto hay diferentes tipos de hábitos, identificarlos es la clave para hacer el mejor uso de ellos.

  • EL de Práctica:

ocurre a base de la repetición de una misma acción y logra su máximo esplendor gracias a la experiencia.

EJEMPLO: aprender a esquiar, a montar a caballo, o hablar bien en publico…

  • EL Motivador:

es aquel que se hace para sintonizar/ alinear con un estado concreto. Puede ser un gesto, un ritual antes de un momento importante o simplemente algo que nos decimos como desearnos suerte al enfrentarnos a un reto.

EJEMPLO Un estudiante cuando tiene que hacer algo importante  como por ejemplo memorizar sobre un tema, puede que se encuentre haciendo algún tipo de rutina o “ritual” para conseguir ese estado deseado (en nuestro ejemplo podría ser la concentración o la capacidad de memorización).

El ritual no tiene que ser nada místico, vale desde darse una ducha hasta beberse una infusión, o poner una música determinada.  Así habrá creado una asociación de un estímulo ( la ducha , la infusión o la música en particular) junto con el estado deseado ( concentración, memorización…)

Es como el reflejo de Pavlov (ante un estímulo una respuesta determinada) o como un acceso rápido (short cut) al estado que se necesita ( obviamente cuanto más haya efectuado ese estímulo asociado a la respuesta , más automatizado lo tendrá o lo que es lo mismo, mejor diseñado su recorrido sináptico será con el consiguiente menos es mas (menor esfuerzo mejor resultado). Así por ejemplo si tiene que hacer un examen o una presentación, donde necesite la concentración o la memoria, tan solo ( a parte de hacer bien los deberes) debe poner en marcha ese “ritual” para potenciar el estado deseado, y previamente entrenado.

  • EL Transfer:

responde al binomio estímulo-reacción, similar al de otras situaciones que nos son conocidas o que necesitan de habilidades parecidas. A veces la transferencia es simplemente para ampliar la duración o la dificultad.

EJEMPLO:  voy a empezar a correr 15 minutos al día, aunque mi objetivo es correr 50 minutos al día, todas las acciones puestas en marcha para el primer objetivo sirven de entrenamiento para llegar al punto deseado.

O por ejemplo aprender a patinar, y beneficiarse luego de aprender a esquiar de manera más rápida.

  • EL Sustituto:

contribuye a olvidar o borrar una acción, comportamiento o situación a través de el reemplazo por otra acción o comportamiento. 

EJEMPLO Sustituir el café por infusión

¿Qué pasos necesito para cambiar un hábito negativo por otro más positivo?

Los hábitos  son difícil de eliminar, por lo que habrá que optar por una transformación o sustitución. Para empezar es bueno conocer…

1.Como funciona el sistema de recompensa

Nuestro cerebro esta entrenado para elegir la opción que nos aporte mayor beneficio, valor o recompensa. Hay que tener en cuenta que lo que me venia bien en un momento, no tiene porque ser lo mejor. La mente “sin director” no identifica ni analiza lo que es mejor, tan solo ejecuta lo que en su día interiorizo y le dió buen resultado. Detrás de todo comportamiento automático siempre hay  una intención positiva.

Identificar el beneficio oculto del hábito al que consideramos dañino, negativo o malo es siempre un buen principio para poder transformarlo. Algunos lo llaman aceptación , otros reconocimiento y otros tomar consciencia.

Ejemplo:  Margarita quiere adelgazar 25kg, pero no esta dispuesta a hacer cambios en su rutina, por ello esta buscando diferentes opciones relacionadas para adelgazar sin esfuerzo. Ejemplo La operación o la hipnosis de la banda gástrica para así perder peso sin sacrificio. Incluso  cuando económicamente no le es la opción mas acertada. Ella antepone el no salir de su zona de confort a cambio incluso de entramparse por encima de sus posibilidades económicas. Malgasta su tiempo , esfuerzo y dinero en seguir dietas “que se las dan de efectivas” y en un montón de suplementos que no le aportan los resultados soñados.

  1. Los pasos antes de comprometerse

Quizás no hayas analizado cúales serían los atributos de tu vida sin “ese incómodo hábito “ que  no te hace sentirte orgulloso.

Tomarte un tiempo para imaginar, visualizar y soñar con cómo sería tu vida con ese hábito planteado y transformado en positivo, te puede dar una perspectiva de lo que te estas perdiendo.

La vida es todo cuestión de elecciones y decisiones. Si estoy tocando una puerta, es difícil ver  la ventana que ya esta abierta.

Ejemplo: Debido a que no esta dispuesta a cambiar su rutina, quizás por el automático “yo soy así” “eso no se puede remediar” “es que lo otro es muy difícil” esta perdiendo su salud, su autoestima y su dinero. En lugar de frases que no dan lugar a la transformación quizás pudiera decirse ” a veces meto la pata y como  en exceso, pero hay muchas otras veces que me hago los menús más sanos y ricos”

  1. Elegir y actuar

Cuando se toma consciencia, aparece la responsabilidad y junto con ella ,la hora de decidir . Ya están las cartas sobre la mesa, ahora es tu turno.

lo que me aporta este mal habito (o de lo que te protege)

lo que me estoy perdiendo por mantenerlo

  1. La  lista de pequeñas acciones o alternativas que se puedan usar cada vez que aparezca el habito recurrente “el malo”

Por ejemplo: Si los kilos de mas vienen en parte por la costumbre de inflarse de comer por la noche mientras veo la tele. Un ejemplo seria empezar por adelantar la hora de la cena media hora, o coger un libro antes de dormir, o dar un paseo después de cenar…

O sustituir la galleta por una manzana, o el cigarro por regaliz en palo…etc

“Recuerda que las mejores aventuras comienza con un solo paso”

  1. ¿ que pasa si recaigo?

Nada, entra dentro de lo normal, pero no te quedes en eso. Es como si asistes a una clase de mindfulness , el guía siempre te dirá que focalices y vuelvas  a tu aquí y ahora.  Cuando viene un pensamiento lo acepto pero no me quedo atrapado a él, volviendo a lo importante: el momento presente, el único del que tenemos control.

Ejemplo. Si es una noche lluviosa puede que no te apetezca darte el paseo, o quizás hay un programa que te interesa esa noche, o han venido unos amigos y se os ha hecho tarde,  o simplemente has tenido un día horroroso y necesitas chocolate para equilibrar la energía del corazón dañado… da igual la situación y también el argumento.  Siempre habrá algo o alguien que te diga lo que tu quieres escuchar (a veces tu pepito grillo te puede dejar oír lo que tu quieres en ese momento, apartándote de tu meta).

Un “por hoy no pasa nada” puede volverse pesado si no ejerces el auto-control (y tiene un tiempo limitado!).

Cuando la excepción se convierte en rutina puedes acabar llenándote de sentimientos adversos y alimentar tu creencia errónea de“ no sirvo para nada”, condicionándote a no hacer nada para remediarlo. Si la tierra es redonda (ej:) yo soy así) para qué imaginarme que podría ser cuadrada (para qué imaginarme que también podría ser de otra forma).

 

La diferencia , a veces, es cuestión solo de intentarlo una vez más.

 

Las excepciones, también son parte de la regla, pero úsalas con consciencia y determinación o puedes acabar siendo utilizada/o por ellas.

Es de sobra sabido, que es mejor prevenir que curar. Cuando tratamos de reparar lo que no debimos hacer, aparecen sentimientos negativos como el remordimiento, la culpabilidad, la falta de voluntad, ….

Sin embargo, si me concedo un segundo” de cortesía” para evaluar  consciente “lo que gano y lo que pierdo” por hacer o no hacer algo, es bastante probable que elija la acción que mejor me haga sentir y que perdure mas en el tiempo.

 

Así que como conclusión , te animo a:

 

  • -Identificar una acción, comportamiento o sentimiento que quieras cambiar.

Ejemplo: Si fuéramos un elefante adulto que fue cautivado en su tierna infancia y atado a una cadena por nuestro cuello… la cadena sería de lo que nos queremos liberar.

  • Evalúa lo que estás haciendo y ante qué estímulos respondes. Cuáles son las señales desencadenantes del piloto automático.Qué necesitas para considerar otra alternativa. Determina tan claro como puedas los “A qué me acerco y de qué me alejo”
  • Comprométete: si tomas una decisión ve hasta el final, o hasta que cambies de opinión. Si no, es como si compras lotería y no te atreves a mirar el cupón por miedo a que ganes…
  • Haz tu Plan de acción: establece objetivos realistas, empieza por el principio. Puede ayudar el crear el plan de acción inverso, es decir, si fuera un árbol empezar por la copa mas alta para ir bajando hasta las raíces. El principio sería ¿qué puedo yo hacer hoy para que el árbol  pueda lucir como yo quiero.

Y ahora sólo tienes que seguirlo.

EL mundo es de los perseverantes.

No importan los fracasos, de hecho solo son aprendizajes que solo pueden alejarnos del objetivo que ya no tiene sentido.

EL sueño que relate en nosotros siempre saldrá a flote, si esa es nuestra decisión.